Quiénes Somos

historia

«Los niños tienen que ser enseñados sobre cómo pensar, no en qué pensar». (Margaret Mead)

La frase de esta reconocida antropóloga norteamericana está directamente relacionada con el espíritu que posee nuestro Proyecto Educativo, las ideas de libertad y tolerancia que intenta, entre otros aspectos, promover el colegio entre sus alumnos.

Este colegio fue creado por un grupo de familias, que tenían como elemento común el deseo de aportar a la ciudad de Arica con un proyecto innovador en el plano educativo. Así comenzó a gestarse esta idea hasta el día de hoy en donde estamos orgullosos de mostrar nuestro proyecto.

El establecimiento está situado en el valle de Azapa, un territorio que bien puede ser descrito como un pulmón para toda la ciudad. Se caracteriza por poseer un ambiente sin contaminación y que brinda a los niños y niñas la posibilidad de estar gran parte del día en contacto con la rica naturaleza del sector.

La iniciativa se orientó desde el inicio a la enseñanza bilingüe, algo que no había en Arica. El aval de esta decisión estuvo en la importancia que tiene el inglés para el desarrollo de la vida cotidiana y profesional en el mundo de hoy, en donde el avance tecnológico y la conectividad a nivel mundial exigen un lenguaje común que es el inglés.

La expresión de Margaret Mead es una certera observación que no siempre las instituciones educativas son capaces de llevar a cabo, las cuales en nuestro país se han centrado más en determinar qué deben pensar los niños, lo que constituye hoy una clara demostración de soberbia y autoritarismo. A los niños hay que estimularlos en cómo pensar. Educar será entonces expresarse, actuar y pensar en la misma dirección que guían los principios universales y los conocimientos respecto del desarrollo socioemocional y cognitivo del ser humano, para formar así una persona íntegra.

El Colegio Azapa Valley School considera en su proyecto las diversas manifestaciones que en estos tiempos procuran una mayor conciencia ciudadana. Por ello, brinda un mayor énfasis a la transculturalidad, a la diversidad, al respeto hacia los otros, al fair play, a la colaboración mutua, a la convivencia sana, adoptando metodologías educativas integrales, modernas e innovadoras.

De la misma manera se tiende a cultivar en nuestros niños (as) la capacidad de interactuar de modo positivo con sus compañeros(as) y amigos(as). Se les inculca desde pequeños la necesidad de ser protagonistas en su vida para aportar desde ella, al mejoramiento de la sociedad en que viven. Considerando en todo lo anterior como eje esencial la valoración de la familia, en todas sus expresiones, concepto que está muy unido a los mejores propósitos de cada uno de quienes forman parte de este colegio.

Desde el inicio supimos que era un gran desafío el poner en práctica este proyecto por su riqueza e innovación en la región. Sin embargo hasta hoy, todo indica, para orgullo de la comunidad escolar, que se ha logrado crecer y avanzar, con dificultades y aciertos, como todo desafío, pero con la convicción que estamos en el camino correcto.

El poder observar cómo paulatina y certeramente el establecimiento adquiere una gran fisonomía, es un estímulo y motivación para proseguir por esta misma senda y continuar desarrollando programas que apunten en directo beneficio de quienes son nuestra principal preocupación: nuestros estudiantes y sus familias, por ello los invitamos a pertenecer a esta excelente comunidad y para seguir construyendo juntos un espacio educativo de verdad.